domingo, 29 de marzo de 2009

Crónica de ciudad


-La mina pesáa...

Y eso que fui amable.
Y eso que pedí permiso para pasar, en vez de simplemente pegar un empujón para hacer que las morsas que se estancan en la pasada de la micro se corrieran, como me sugería mi instinto. ¡Agradezcan que andaba de buenas!

Detesto la gente (léase sobre todo minas) que tiene el mal hábito de apurarse para subir a la micro para después quedarse haciendo taco al lado del chofer, sin avanzar por el pasillo ni dejar a nadie más pasar hacia atrás donde hasta hay más oxígeno.
No, l@s idiotas se quedan ahí y hasta te webean cuando tratas de pasar. Obvio, les molesta tener que mover sus traseros de nuevo y por eso alegan que el Transantiago los deja muy lejos de su casa/trabajo/colegio, porque les da demasiada paja caminar un par de cuadras con su humanidad a cuestas.

Y yo, por mientras, avanzo por la micro asombrada de que el pasillo de atrás esté desocupado porque a todos estos pajeros les da lata subir los dos escalones para no ir tan apretados, ya sea porque prefieren quedarse al lado de la puerta (refiérase al párrafo anterior) o porque les pesan las gónadas. No sé.

Lo único que tengo claro es que, más allá del olor a rodilla de la hora punta, simplemente la gente apesta.

4 comentarios:

Mely dijo...

Yo he dicho eso... pero sólo cuando me han empujado =P Igual me da rabia ver que en la puerta de atrás no hay nadie y uno asfixiándose en la entrada (porque el pasillo está bloqueado).

O es que escucharon tantas veces decir a Don Graf que hay que sentarse/colocarse adelante de la micro que ya no se atreven a nada... Como si el chofer fuera a salvarlos xD

Saludos dama!

una Nadia dijo...

Bueno, en mi opinión si no tuvieran el trasero tan grande tampoco sería taaan difícil tratar de pasar, no crees? :)

Mónica dijo...

No hay problema, querida... El acceso es restringido así que cualquier indeseable tiene que pedir permiso para entrar XD

Y opiiiino lo mismito que usted... Es atroz la poca cultura ¿transportista? de los santiaguinos...

Faby dijo...

Yo nunca paso para atrás en el bus por una simple razon: asaltan!